Análisis electoral

Elecciones andaluzas, o el plan en la arena

Publicado el

El filósofo cordobés, Lucio Anneo Séneca, consejero de Nerón, ecléctico y estoico de convicción, vivió defendiendo que todos los bienes y males de este mundo debían ser considerados transitorios. Como buen estoico defendía una vida pública y privada basada en el dominio y control de los hechos y en la necesidad de equilibrio con todo lo que nos rodea, ya sea la naturaleza o nuestros iguales. El pensamiento de este andaluz, figura preeminente del moralismo romano, influyó siglos después en autores como Erasmo e Rotterdam, Calvino o el mismísimo Montaigne, el padre del ensayo. Un andaluz universal que ha transcendido a los tiempos y cuyo terrible final ha servido para amoldar la expresión ambientalista “efecto Séneca” o “acantilado de Séneca” usada para señalar que el declive de las civilizaciones es más rápido que su ascenso.

Nos sirve el filósofo cordobés para introducir un breve análisis de las próximas elecciones del 2 de diciembre en Andalucía. Como muchos recordarán, en las pasadas elecciones andaluzas de 2015 el resultado final dependió, más que otras ocasiones, de una regla matemática conocida como Ley d´Hont. De los ocho últimos escaños asignados en las ocho provincias andaluzas, seis fueron al PSOE (Almería, Cádiz, Granada, Huelva, Jaén y Málaga), uno al Partido Popular (Córdoba) y uno a Ciudadanos (Sevilla). Ni Podemos, ni Izquierda Unida resolvieron ninguno de esos “empates finales” a su favor, lo cual deja en bandeja una explicación sencilla a su estrategia de lista única en esta convocatoria electoral. El escaño final más disputado fue el de Cádiz que se decidió a favor del PSOE por solo 721 votos, arrebatándoselo a Ciudadanos por esa cifra. En Huelva sucedió algo similar y el PSOE consiguió su sexto escaño frente al Partido Popular por 2.013 votos que les faltaron a estos. En concreto el PSOE gana en 2015 los tres escaños de Cádiz, Córdoba y Huelva por apenas 7.287 votos. Esta cifra nos puede dar una idea de cuanto de complejo puede ser el cada vez más igualado escenario del próximo 2 de diciembre.

Sin duda, hacer previsiones de cuáles van a ser los repartos finales en algunas provincias es muy arriesgado por la volátil atmósfera electoral que se respira en España y, por ende, en Andalucía. El logos racional que suele predominar en unas elecciones autonómicas está siendo sustituido, en buena parte de la arena electoral andaluza y española, por el mito, el pensamiento mítico y apenas racional que tiene como referentes la cuestión identitaria y la polarización del electorado frente a “enemigos comunes”. Y es probable que esta borrasca, cada vez más profunda, pueda afectar a las elecciones andaluzas ancladas habitualmente en un particular anticiclón electoral de las azores, que bloquea el mal tiempo y la inestabilidad que intentan llegar desde otras latitudes.

En todo caso las siguientes variables van a afectar a los resultados electorales de diciembre:

  1. La incontestable subida electoral de Ciudadanos que pretende llegar a ser la alternativa real y plausible al PSOE en Andalucía que va a aprovechar dos frentes, uno endógeno, la necesidad de encontrar un recambio al PSOE, que busca una buena parte del electorado andaluz y otro frente exógeno que tiene que ver con la cuestión identitaria y con Cataluña.
  2. La bajada de apoyos electorales del PSOE en Andalucía por dos cuestiones obvias. Una, por la excesiva dependencia del PSOE de los votantes mayores de 65 años y, otra, por la cada vez mayor confluencia y peso de los que creen que es necesario cambiar al PSOE por otro partido de gobierno en Andalucía.
  3. La debilidad electoral del Partido Popular en parte debida a cuestiones ajenas a sus responsables andaluces, en parte debida a la poca fortaleza de su candidato andaluz y, en este momento concreto, por la pérdida de votantes propios que se dirigen a otras fuerzas políticas en auge.
  4. La aparición de VOX en las elecciones andaluzas. Casi 3 de cada 4 votantes de VOX fueron votantes del Partido Popular, esto tiene consecuencias directas en la asignación final de escaños a los que pudiera tener opción el Partido Popular. Vox puede restarle al Partido Popular más de 50.000 votos en toda Andalucía, más que suficientes para hacerles perder sus opciones en esos restos finales.
  5. La conjunción matemática de la coalición Adelante Andalucía que va a optimizar claramente las opciones que, por separado, tenían como Podemos e Izquierda Unida. Izquierda Unida “desperdició” en las elecciones 46.505 votos de las provincias de Almería, Huelva y Jaén en las que no obtuvo escaño. Ahora los votos de esas provincias sí pueden ser productivos y rentabilizarse.

De Séneca es la frase “Gladiator in arena consilium capit”, el gladiador decide su plan en la arena. Con este estado de cosas, con el antecedente del reparto de restos de las elecciones de 2015 que determinaron, tan claramente y en una misma dirección los resultados finales, y hasta que no llegue el día D, nadie podrá anticipar cuáles y cuántos serán los gladiadores, ni qué planes tendrán en la arena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *